domingo, 5 de noviembre de 2017

BOCAS QUE DICEN NUESTROS NOMBRES


BOCAS QUE DICEN NUESTROS NOMBRES
-1ra. Parte-


Largos han sido nuestros pasos por el mundo, eternas nuestras historias. En el trayecto, varios ojos han mirado a los nuestros, muchas pieles han rozado nuestra piel y muchos susurros nos han llegado con el viento. Nuestros nombres han sido pronunciados por muchas bocas: nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros amantes, nuestros hijos.
Nuestro nombre nos ha acompañado desde que nacimos, nos acompañará hasta que nuestros ojos se cierren entre la luz de las veladoras y los pétalos de la cempaxúchitl. Es la sombra que vive en nosotros, el ánima que nos debilita o fortalece. Anteriormente el nombre de las personas tenía más importancia, si no era lo suficientemente fuerte, espiritual y llevaba en cada letra un contenido repleto de la magia antigua, nuestra vida mortal y la que seguía estaba condenada. El nombre contenía al alma y si no era capaz de hacerlo, esta se desparramaba por la eternidad. El nombre era el cascarón, la muralla, los cimientos de nuestra alma.
Muchos te han nombrado, muchos más llegarán a hacerlo en tu camino. Cada boca que lo pronuncie estará llamando a tu corazón -sea que lo sepa o no-.
Cuida a los labios que conocen el interior de tu pecho, cuida los nombres de aquellos a quienes amas porque el que no te nombra, te olvida y si te olvidan, entonces morirás.
Paola Klug

+++++++++++++++++++++++++++++

JORNADA I
Flor Aguilera Navarrete

Regresar al oficio,
al juego interminable de palabras mal hechas.
Esta sucia tarea de limpiar,
de sacar la mugre de las letras,
la mierda que nubla,
la idea que se atasca entre lo que no sirve.
Abrir la oficina de nuevo,
como mil veces lo hice antes,
quizá antes de que yo misma naciera,
antes de que esto fuera mundo,
antes de que la palabra existiera
y nadie tuviera qué corregir porque nada había.
Abrir las persianas y dejar al descubierto la repetición,
la pila de papeles con manchas rojas
que exponen mi indigencia en símbolos paralelos.
Acercarme al párrafo es querer aniquilar la eternidad,
la falsa palabra
que venden por montones.

++++++++++++++++++++++++++++

SILENCIOS INMORTALES
Verónica Salazar García

Se guarda silencio en los sentimientos,
nada por decir, solo el viento que pasa grita.
Ese sonido invade la soledad
que se desgrana en el corazón.
Tu nombre quedó tatuado
en la inmortalidad de mis sentimientos.
Tus besos bebieron mi aliento y se congelaron,
las bocas que dicen nuestros nombres
callaron para no agrandar el dolor de la ausencia.




LIENZOS
Soco Uribe

En la oscuridad de su recámara, María escucha una voz que le susurra al oído frases que la inquietan. Despega la cabeza de su almohada y voltea hacia todos lados. Lo único que logra ver es la sombra de la cortina de la ventana que propina sin clemencia una serie de latigazos al cristal. Piensa que estaba soñando cuando esa voz la despertó. Se acomoda de nuevo en su cama, pero ahora boca abajo. Cubre su cuerpo con la ligera sábana de color lila y vuelve a conciliar el sueño. De nuevo, la inquietante voz emite frases inquisidoras que hieren su corazón, paralizan sus sentidos, la insensibilizan y de esta forma dirigen su vida hacia una zozobra constante y desmedida.
Esta vez, se incorpora, cierra la ventana y pregunta con voz sollozante:
-¿Quién eres, qué quieres de mí?
-Soy tu peor enemigo. Quien roba tus motivos de vida.
-Pero, ¿te conozco?
-No, aunque desde tu nacimiento estoy a tu lado. Soy el que te toma de la mano y te transporta hasta mis infiernos.
-¡Ah, maldito! Empiezo a reconocerte. ¿Eres quien me habla cuando más tranquila estoy y lo arruinas todo?
-Así es. Deseas abandonarme continuamente, pero no permito que me dejes.
-¡Yo!, ¿dejarte a ti? No entiendo. Si tú mismo has dicho que me tienes atrapada.
-Sí, pero mi batalla contigo es constante. Mi alimento es tu sufrimiento, y éste mi recompensa. Tu nombre sale de mi boca a cada instante. Estoy cansado y tú eres la única persona que la puedes acallar.
-¡Maldita sea! Eres la voz que me llama por mi nombre. Pero, no me has dicho el tuyo.
-Me llamo Menosprecio.
María abrió de nuevo la ventana de su habitación. Subió hasta la cornisa y su largo camisón color de rosa salió volando junto a los lienzos color lila de las cortinas.

+++++++++++++++++++++++++

ENTRE SILENCIOS
Laura Margarita Medina

El encuentro fue casual, inesperado.
Me bebí de un sorbo tu mirada.
Te presentí mío, en la cercanía.
Un aroma a promesa me envolvió.
Te arrulle en mi pensamiento,
el insomnio convirtió la luna en sol.
Dibujé siluetas de amor en el recuerdo.
Te reviví mil veces.
Escuché los latidos de tu corazón
que, unido al mío,
fueron como bocas que dicen nuestros nombres.


EN VOZ ABSOLUTA
María Rita

Bocas que dicen nuestros nombres con generosos alientos,
en la búsqueda incesante del timón perdido.
Porque fascinante es la esencia en increpante ilusión,
y de la mano con absolutos y fastuosos discursos perdidos en el corazón.
En su boca yace la esencia por estar apasionados en el contrario mundo.
Porque hubo quien probó tu boca en el mosto de tu piel apiñonada,
en ese hermoso camino de los pies a la cabeza.
Sin abrir su boca en su descubrir del resplandor del sol de cada mañana.
Fascinantes y enigmáticas las bocas que dicen nuestros nombres.
En semillas de maíz fueron resumidas en un solo fin universal
de corazones guerreros en la lucha de las palabras de sus bocas.
Ante una voz caída emergente son sus pies preparados llegó la reflexión,
más humanos en la tristeza de perder una ilusión.
Sin embargo en la luz rebosante de sur perdido aparece su voz,
porque de las bocas que dicen nuestros nombres
han de venir nuestra salvación en el imperante mundo de acero
y ellos tendrán la solución venida de lo más profundo de su ser.
Y plantados en la tierra emergerá una zozobra con ayuda del Creador,
ofreciendo el ritual emitido de las bocas que dicen nuestros nombres
en sabiduría heredada en las creencias que se harán presentes.
Mas ustedes serán el borbolleo de la añoranza
porque son hijos del destino osados atrevidos por ser dignos de sus bocas
en la verdad entrañable por hacer frente a la palabra.
En las bocas que dicen nuestros nombres en sinceras voces mi ser alienta,
con triunfo apaciguador, conciliador y edificador a mi voz alienta.

++++++++++++++++++++++++++++++

TRISTEZA ALEGRE
Bertha Cárdenas

Las bocas dicen nuestros nombres,
mienten y yo por dentro río.
No me fijo en melindres
ni suelto carrete para habladurías.
Parezco débil, mas tengo la fuerza de un roble.
Puse la mejilla y me abofetearon,
benévola puse la otra y fui abofeteada.
No hay tercera vez
pues nadamas tengo dos mejillas.
Aguanto carros y carretas,
coso sin hilo grandes puntadas,
un tergal de pensamientos de colores.
La cadencia de mi cara denota tristeza
pero soy feliz,
pues soy terca y me brinco las trancas.
No subestimes una cara triste.



CUANDO CAÍAN MÁS ESTRELLAS QUE HOY
José Luis Calderón Vela

Cada vez que las miro esas paredes blancas atropellan mi infancia con un carruaje hecho de ayeres.
¿Dónde quedarían esos adobes que mi hermana se comía a pedazos?
¿Dónde el barro de aquel patio que cada vez se hacía menos grande y que los tíos, hijos de mi abuelo, tendían por cama para secar lazos?
Desde entonces cualquier café me sabe a olor de noche oscura; a tierra de corral húmeda, a tropel de niños y muchachos, a chile asado en comal de barro, a gallinero, a perro y a pato, a visita de un padre lejano llegando de improviso, a trenzas de muchachas en flor ansiando ser cortadas, a noche helada cuando caían más estrellas que hoy.
Las bocas que dicen nuestros nombres, las de mis abuelos, padres y hermanos, hace tanto que se extraviaron.
Unos han muerto y otros han partido, tal vez para sembrar en sus hijos los recuerdos de esa casa que ya no existe; que he mostrado veinte veces a mis hijos, que otras mil yo he mirado, que para nadie jamás es un recuerdo pero que yo aún conservo en mis manos.
Las bocas que dicen nuestros nombres, las extraño en el trote del pasillo largo y en el galope del corral ancho.

++++++++++++++++++++++++++

LAS INCONGRUENCIAS DEL SIN TI
Víctor Manuel

Viajemos en barco a Bolivia.
Caminemos por el océano y lleguemos al polo central.
Tomemos un autobús a Marte. Un cohete al centro de la tierra.
Quiero subir contigo el Everest en moto.
Hacer salto base desde una roca.
Surfear en el desierto
y conducir por un volcán.
Seamos un huracán a la mitad de África.
Un tornado en el ártico.
Que las Bahamas sean potencia mundial
y nuestras vacaciones sean de por vida.
Que las guerras sean de paz;
las balas, letras;
los misiles, lenguas;
y las armas libros.
Que las bocas que dicen nuestros nombres se mueran y los viajes sean directo a uno mismo.
Quememos la historia del mañana
y el futuro del pasado que es hoy
hay que llenarlo de lágrimas de recuerdo.
Que los que viven a ras del suelo
se enfurezcan al vernos volar sobre su egoísmo.
Y los demonios con sus pancartas mueran ahogados en rencor.
Vengo desde Júpiter
de buscar el diamante más hermoso.
Pasé por un poco de polvo de estrella
y que en Venus lo conviertas en luna.
Que contigo la muerte
solo es una puerta a la eternidad
al infinito
y a tu lado.
Te estaré esperando.
Estoy aquí y sin ti, solo estoy.

+++++++++++++++++++++++


DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS
Diana Alejandra Aboytes Martínez

A los que el amor
nos niega tres veces
antes de que el gallo cante.
Y nos cuelga
de una de las ramas de la noche
hasta que el vacío nos ahorca.
Comemos la manzana
que Adán tiró en el camino
pero su fruto termina
mordiéndonos los labios.
Entonces,
desde el inicio y el final de los tiempos
enfermos de palabras
con fiebre y en delirio
escribimos versos en el viento
y nos creemos poetas.

++++++++++++++++++++++++++++



*Bocas que dicen nuestros nombres nació por iniciativa del poeta Martín Campa a través de nuestro taller virtual en FB. Con la participación de diez mujeres y diez hombres, en dos partes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EN EL HUECO DE LOS DESEOS

EN EL HUECO DE LOS DESEOS BOLERO Rafael Palacios Un salón enorme. Recordando tu tacto suave, mientras escarbabas caminos...