sábado, 1 de marzo de 2014

YOUKOSO, Sol del Bajío, Marzo 1, 2014



YOUKOSO
Bienvenidos

Con la llegada de la nueva planta japonesa ensambladora de autos a Celaya, nuestra ciudad tiene la oportunidad de conocer y relacionarse con otra cultura milenaria igual que la nuestra. Su idioma es rico en expresiones literarias, pero no sabemos mucho sobre ello, excepto tal vez algunos conozcan la forma poética del Haiku o los más jóvenes estén familiarizados con el Manga.

En el Taller Literario Diezmo de Palabras, damos la bienvenida a las personas que han dejado su lejana patria para compartir con nosotros, la gente buena de Celaya, un futuro promisorio y una nueva aventura. La aventura de vivir.

Las primeras muestras de literatura japonesa pertenecían a la tradición oral. Su origen, como el de otras culturas, se remonta a un conjunto de ritos conformados por el folklore y la religión. Alrededor del año 300 a. C. se documentan narraciones, canciones y danzas populares sobre los ciclos del cultivo del arroz que celebraban ya la llegada del dios en primavera o su despedida en el otoño. Con el tiempo estas canciones y relatos serían recogidos de manera escrita, formando parte de las primeras producciones literarias como el Kojiki, Nihonshoki y Fudoki o de las representaciones de teatro Kabuki y el teatro No.

El período Heian (794-1186) es considerado como la etapa clásica de la literatura japonesa. Se trata de una producción literaria realizada tanto por hombres como por mujeres. Las damas japonesas, desde el mundo cerrado de sus alcobas y mansiones, ofrecerán una rica obra literaria llena de sensibilidad y, a veces, de humor.

*****************************************

Las formas literarias japonesas suelen dividirse en:
Monogatari, el relato/ cuento/ epopeya
Setsuwa, la anécdota
Nikki, las memorias/ diario
Waka y Tanka, la poesía de corte
Uta, los cantos
Haiku, el poema corto
Shi-shōsetsu o Zuihitsu, el ensayo
Shōsetsu la novela moderna
Manga
*************************

En el siglo VIII apareció la primera obra literaria que se ha conservado, el Manyoshu, una antología de unos cuatro mil poemas, en los que ya es predominante la Tanka, un breve poema de treinta y una sílabas repartidas en cinco versos de 5, 7, 5, 7 y 7, la principal forma de poesía japonesa a través de la historia. (Mucho después aparecería una forma aún más breve, tres versos de 5, 7 y 5 sílabas, denominada inicialmente "Comienzo" - hokku - y ya en el siglo XIX "Haiku"). Este es un fragmento de la obra de la poeta Ono no Komachi, poesía Waka (de corte) (c825-900).


******************************
Ono no Komachi

552
En tormentoso ensueño
de amor le vi a mi lado.
De haber sabido que era
solo un sueño, yo nunca
me hubiera despertado.

[omoitsutsu
nureba ya hito no
mietsuran
yume to shiriseba
samezaramashi o]

553
Desde aquel breve sueño
cuando vi a quien amo,
efímeras y vagas
visiones en la noche
son lo que me sostiene.

[utatane ni
koishiki hito o
miteshi yori
yume cho mono wa
tanomisometeki]

554
Cuando crece mi anhelo
en las más negras horas
de la noche, en ropaje
vuelto hacia afuera duermo,
porque le espero.

[ito semete
koishiki toki wa
ubatama no
yoru no koromo o
kaeshite zo kiru]

Abe no Kikoyuki (de quien sabemos muy poco) compuso el siguiente poema sobre el texto de un sermón por el predicador Shinsei durante una ceremonia en el templo de Shimotsu Izumo y lo envió a Ono no Komachi:

556
Aún si las contengo,
no pueden retenerlas
mis mangas: joyas blancas,
lágrimas de unos ojos
que no ven a quien aman.

[tsutsumedomo
sode ni tamaranu
shiratama wa
hito o minume o
namida narikeri]

El templo de Shimotsu Izumo estaba a orillas del río Kamo en Kioto. El texto del sermón era quizá estas líneas del Sutra del Loto: "Mientras tanto su amigo, teniendo que partir en misión oficial, ata una joya invaluable en sus ropajes y se va. Pero él, ebrio y dormido, no se da cuenta de ello". Respuesta de Komachi:

557
Pobres lágrimas esas
que pueden formar joyas
en las mangas. Las mías,
al brotar, son torrentes
que nada contendría.

[oroka naru
namida zo sode ni
tama wa nasu
ware wa sekiaezu
tagitsu se nareba]

113
El color de las flores
se ha marchito y se ha ido
veloz como mis días
gastados contemplando
las lluvias al descuido.

[Hana no iro wa
utsurinikeri na
itazura ni
waga mi yo ni furu
nagame seshi ma ni]

635
La noche otoñal, larga
no fue, sino de nombre.
Nos unimos; pero antes
de hablar de amor, el alba
sonrojada nos corta.

[aki no yo mo
na nomi narikeri
au to ieba
koto zo tomo naku
akenuru mono o]

656
Despierta, es comprensible.
Pero aún en el mundo
de los sueños, qué pena
sentir que le rehuyo
sus miradas vivaces.

[utsutsu ni wa
sa mo koso arame
yume ni sae
hitome o moru to
miru ga wabishisa]

657
Un amor sin fronteras
me guía mientras cruzo
buscándole en lo oscuro.
Nadie me hará preguntas,
camino de los sueños.

[kagiri naki
omoi no mama ni
yoru mo kon
yumeji o sae ni
hito wa togameji]

658
Aún si en sendas de ensueño
mis pies pudieran siempre
seguirle, no es lo mismo
que una sola mirada
de mi amor ya despierto.

[yumeji ni wa
ashi mo yasumezu
kayoedomo
utsutsu ni hitome
mishi goto wa arazu]

782
Se acabó - lo sé - porque
ya estoy vieja y cansada
como helada de otoño,
cuando aún sus palabras
de amor, marchitas, caen.

[ima wa to te
waga mi shigure ni
furinureba
koto no ha sae ni
utsuroinikeri]

797
¿Qué es lo que se marchita
sin perder sus colores
en este vano mundo,
si no es la flor que hay dentro
del corazón humano?

[iro miede
utsurou mono wa
yo no naka no
hito no kokoro no
hana ni zo arikeru]

822
Fríos vientos de otoño
dispersando en el campo
las espigas restantes,
me dicen que tampoco
seré ya cosechada.

[aki kaze ni
au ta no mi koso
kanashikere
waga mi munashiku
narinu to omoeba]

939
Cada voz de alegría
y de dolor, turbando
mi pecho, con más fuerza
me ata, triste, a una vida
que dejar ya esperaba.

[aware cho
koto koso utate
yo no naka o
omoihanarenu

hodashinarikere]

Pequeños Literatos de Guanajuato

Pequeños Literatos de Guanajuato   ¿Quieres escribir una historia? ¡Escríbela! Así comenzamos el taller de cuento para niños usuarios de...