domingo, 18 de junio de 2017

EL MUNDO QUE PROHIBÍA VOLAR


EL MUNDO QUE PROHIBÍA VOLAR
-Dos cuentos de Javier Mendoza-

Javier Alejandro Mendoza González nació en Celaya. El gusto por las letras fue despertado en él durante la preparatoria “gracias a su querida maestra, Rita”. Por la inquietud de plasmar ideas y sueños surgieron los primeros escritos compartidos con las personas más cercanas.  Se integró al Taller Literario Diezmo de Palabras, donde impulsado por los colaboradores del mismo “se ha adentrado un poco más en el maravillo universo de la lectura y escritura”. En 2016 fue seleccionado en el programa Fondo Editorial Guanajuato para participar con una novela que pronto será publicada.
Es un orgullo para nuestro taller tener cada vez más compañeros participando en proyectos de publicación de novela, cuento y poesía con reconocimiento a su esfuerzo y dedicación por parte de editoriales de nuestro estado y de otros lugares de México y España.
Aquí nos comparte Javier dos textos sobre grandes valores humanos. Que los disfruten. Vale.
Julio Edgar Méndez



EL MUNDO QUE PROHIBÍA VOLAR
Javier Mendoza

El futuro llegó.  Luego de guerras y manifestaciones; de inventos y catástrofes que por poco le dan fin al planeta, la paz fue impuesta por los triunfadores.
            Todo aparentaba ser perfecto dentro de un largo periodo de civilidad, evolución y gran opresión.  Las metrópolis eran limpias y silenciosas; sobrepobladas, sí, pero con enormes rascacielos que albergaban cualquier manifestación posible de vida.
            Para desgracia de las mentes sin límites, el costo de la distopía que se disfrutaba era la mutilación de todo tipo de alas que permitieran volar más allá de las fronteras previamente marcadas.  Los satisfactores necesarios a cambio de la libertad eran el pacto inquebrantable. 
            La diferencia entre persona y persona se volvió casi nula.  El pelo corto, uniforme oscuro, estatura promedio y no más de cincuenta años de vida.  Todos eran tan iguales.  Como una especie de androides, hombres y mujeres habían perdido su individualidad y hasta la calidad de ser humano.
            Desde su nacimiento, todo miembro de la clase trabajadora contaba con una clave de identificación.  En principio el nombre fue opcional, luego se convirtió en algo inusual.  De acuerdo a las cualidades de cada individuo, en su niñez, un inapelable deber le era impuesto por un órgano especializado del Gobierno.  La tarea otorgada, sin opción al cambio, sería realizada hasta el fin de la vida productiva de un esclavo sin capacidad de pensar o cuestionar.  El uso de las facultades mentales era un privilegio de la élite al mando. 
            La rutina para el resto de la población transcurría en forma tediosa e inalterable.  Cada día era una pesada eternidad.
            Cualquier sacrificio de los miembros de las categorías inferiores, incluso la aniquilación de sus emociones, era justificado para mantener en buena marcha la civilización soñada.

            Por ser la perfección un objetivo imposible de alcanzar, en ésta, como en todas las creaciones, las fallas no atendidas ponían en riesgo el buen funcionamiento de las nuevas sociedades.
            El mayor problema para el Sistema seguía siendo esa chispa indestructible que le da fuerza a la vida de todo ser humano.  Pese al duro adoctrinamiento y las efectivas técnicas de persuasión iniciadas desde la concepción y continuadas sin interrupción todos los días, aún quedaban individuos, llamados rebeldes, en los que no se lograba el control total de su cerebro; un cáncer que se tenía que eliminar antes que pudiera infectar a otros miembros idóneos.

            Luego de una larga cifra que designaba su fecha y distrito de nacimiento, así como su sexo y condición, MR17 era la clave que identificaba a un joven que sobresalía de los demás, cualidad que ni la más avanzada sociedad puede perdonar.  Vigilancia ya tenía registrado, que con una frecuencia inusual, el sujeto en la mira cuestionaba su rol y las estrictas reglas impuestas.  Su comportamiento era considerado peligroso para un régimen tan estricto.  Parecía que MR17 estaba más vivo que los demás.
            El mayor acto de rebeldía del espécimen marcado era el de intentar salirse de sus esquemas, con el deseo de sentir un concepto que no existía en el vocabulario, pero que por ser inherente al ser humano, lo ansiaba con fuerza desde el interior: la libertad.
            Al elevar la vista más arriba de los noventa grados que le estaban permitidos descubría un cielo claro e infinito, en el que anhelaba extender unas alas imaginarias y volar más allá de las altísimas murallas, que al proteger la urbe, lo aprisionaban.  ¡Qué bella sensación!
            Para su desgracia, en un mundo que prohibía volar, soñar era un acto peligroso.

Un día nublado, que impedía cualquier travesía por el firmamento, MR17 fue sustraído de una inmensa fila de individuos grises, que con un paso monótono se perdía entre un laberinto geométrico de cemento, hierro y cristal.  Antes de alcanzar el punto de siempre, donde, como siempre, sin ninguna expresión llevaría a cabo su tedioso deber, el miembro indómito fue tomado a la fuerza por un comando encargado del orden.
Sin ninguna explicación de por medio, y ante la nula reacción del resto de la población, fue llevado ante un jurado, que sin otorgar derecho a la defensa analizó al elemento que causaba tanta incomodidad.  Científicos, políticos y militares revisaron todos los esquemas en busca de la falla que influyó en el despertar de MR17.  Para evitar otra sublevación se revisarían y reforzarían los métodos de inducción, incluso la lista de alimentos permitidos, esos que, invadidos de sustancias químicas, mantenían en perfecto estado el cuerpo y destruían la razón.
Para alguien tan diferente como el individuo en cuestión sólo había dos opciones: la aniquilación inmediata o ser objeto de estudio.  Luego de largas horas de interrogatorios, exámenes y debates, la sentencia inapelable fue dictada. 

Desde entonces, aislado en una fría celda de laboratorio, el cuerpo de un hombre permanentemente vigilado fue sobajado a un bulto que recibía todo tipo de experimentos que lo dejaban débil y cansado.  El objetivo, casi logrado, era la destrucción de las innatas aspiraciones de independencia, derechos y justicia.  Sin embargo, la fuerza interna del ser humano es tan grande, que sólo la vence la muerte.  Mientras ésta no llegara, MR17 tenía esperanza.
Atado de pies y manos levantaba su mirada.  Pese al cansancio llenaba de aire sus pulmones.  Entonces nada borraba la sonrisa en su mirada, y con el infinito poder de la imaginación, en un mundo que prohibía volar extendía sus inmensas alas para surcar el firmamento en plena libertad.                                 
    


AGUA PARA LOS PERRITOS
-Siempre he creído que son ángeles con cuatro patitas-
Javier Mendoza.

El milagro inició hace varias semanas, cuando un perrito comenzó a deambular por la calle donde vivo.  El animal, de mediana estatura, pelo corto y castaño, recorría la acera en busca de comida.  Estaba tan débil y flaco que sus huesos se podían contar, pero eso no era lo peor.  La tristeza se notaba en su mirada.  Caminaba lento y encorvado, con la cola entre las patas y las orejas para atrás.  Era fácil adivinar que no sabía lo que era una caricia.
            Sin otorgarle ninguna oportunidad, las opiniones en su contra no se hicieron esperar.  Con cierto enfado se escuchó entre los vecinos: “¡Va a morder a alguien!”, “¡deberían llamar a la perrera!”, “¡seguro está enfermo!”  Acostumbrado al odio, el pobrecito únicamente buscaba un lugar donde refugiarse del sol, la lluvia y el viento; de un mundo que lo rechazaba o lo ignoraba, tan sólo por no contar con un hogar.  Él no comprendía que los crueles humanos que lo condenaban, fueron los mismos que lo colocaron en tan desfavorable situación.  
Cansado de recorrer la ciudad sin un bocado ni un cariño, el vagabundo dormía a la orilla de la banqueta, o si tenía suerte, bajo alguna camioneta que le diera un poco de cobijo, aunque su pelo terminara manchado de aceite.

            La triste escena, que a diario se repite infinidad de veces en cada uno de esos inocentes arrojados a la intemperie logró tocar el corazón de una mujer.  Una vecina sin grandes recursos, pero de buenos sentimientos, colocó un recipiente con agua junto a la puerta de su casa.  El perrito tenía mucha sed, tanta, como su necesidad de ser querido.  Pese al miedo a recibir una patada más o a ser corrido del lugar con aspavientos y hasta pedradas, se acercó para beber en el traste.
            Contagiada por el buen ejemplo de aquella vecina, otra señora colocó un poco de alimento junto al cubo.  Una vez más surgieron los rumores: “¡Si le siguen dando de comer no se irá!”, “¡luego van a llegar otros!”, “¡nos vamos a llenar de perros corrientes!”

            A los pocos días el invierno adelantó algo de su crudeza con una noche fría.  Influenciados por las buenas acciones, una persona puso un trozo de cartón en el suelo, y otra más, una pequeña cobija, para que se acurrucara la mascota del barrio.  Lo mejor fue cuando un joven matrimonio abrió la puerta de su casa y dejó entrar al desprotegido amigo que tan nobles sentimientos logró despertar.
           
Sin mucho ingenio, el animalito recibió el nombre de Boby.  Sin importar como se referían a él, recuperó peso y el brillo en su mirada.  Luciendo una nueva apariencia, ahora lo veo pasear al lado de su nueva familia.  Su colita no deja de moverse, creo, que agradeciendo con tan bello gesto, lo que era su derecho y necesidad.
            La presencia de Boby en la colonia no trajo ni mordidas ni enfermedades, en cambio sí, un poco de humanidad.  Los vecinos involucrados en su salvación se saludan y se dan una sonrisa, todo debido al ángel que vagaba por las calles en busca de buenos corazones.
           

            Es lamentable ver cuántos perros sobreviven en completa desprotección, pero con lo ocurrido a Boby aún queda la esperanza de que los seres humanos les den ayuda.  ¿Y por qué no?  Si hoy iniciamos con agua para los perritos, tal vez mañana podría ser la mano para un hermano en desgracia.



*Textos publicados en El Sol del Bajío, Celaya, Gto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRE ESTUDIANTES Y PATADAS

ENTRE ESTUDIANTES Y PATADAS -Narrativa de César Rivera Martínez- UNA BROMA PESADA César Rivera Martínez Héctor Frías era ...