domingo, 22 de noviembre de 2015

ENTRAÑABLE


ENTRAÑABLE

“¿Qué mundos tengo dentro del alma que hace tiempo vengo pidiendo medios para volar?”
Alfonsina Storni

Hay días que parecen intermitentes presagios de una nostalgia entrañable. Entonces queremos volar, pero volar desde el alma. Remontar las propias alturas de nuestras discapacidades más íntimas. El mundo se vuelve tan amplio como podamos imaginarlo, pero nunca tan grande como los otros lo han concebido. Somos una pequeña figura compuesta de átomos que contemplan incrédulos la puesta de sol de nuestra arrogancia. Somos tantos y tan pocos. Los compañeros del Diezmo de Palabras que hoy nos honran con su poesía son sólo tres ejemplos de esos mundos divergentes desde donde lo cotidiano se vuelve extraordinario. Martín, desde Rincón de Tamayo; Paola, desde Guanajuato capital y Rafael, quien caminara por esos lugares de La Mancha, llenan el papel con tinta que se ha sublimado en el espíritu inquieto de la pasión literaria. Vale.
Julio Edgar Méndez


COMPAÑERA ENTRAÑABLE
Martín Campa Martínez

Cuántas tazas de café
endulzadas con el olor del viento
nos hemos bebido juntos;
cuántas hojas de quietud
me enseñaste a remendar
con la fragancia de tus manos.
Hoy no tengo poemas ni insomnio
con los que pueda agradecerte
que seas tan sólo mía,
que sólo yo pueda descifrar
el misterioso ritmo de hojarasca
que tienes en los muslos.
Tú, la compañera entrañable,
la que tantas veces ha visto
cómo lleno de primores y atardeceres
los vitrales de tu cuerpo;
la que celebra todas mis locuras
y siempre me vigila cuando,
para vestirme de metáfora,
ando lunático hasta el amanecer.
Tú, la paciente diosa, siempre dispuesta
a saciar mis sueños,
la delicada curadora de ciudades.

++++++++++++++++++++++++++++

EL AHORCADO
Martín Campa Martínez

Solo por tener madura la sombra
los dioses dictaron mi sentencia:
"Serás el espejismo que presagie
la pronta llegada de la llovizna,
la rama firme que se abra en latidos
para aquellos corazones que tiemblan,
la garganta donde se pierda el tiempo
con la herrumbre de todos sus grilletes.
Serás la corteza donde el espacio
se transforme en gota de despedida,
en gota de viento sin esqueleto.
La trampa donde rompa su olor el sol.
La savia que encienda su color verde
para que en sus hojas sigan brillando
los oscuros lamentos del ahorcado".

++++++++++++++++++++++++++++++

PLÁSTICO ROMANCE
Martín Campa Martínez

Esta noche el viento sopla despacio
mientras beso tu espalda.
A lo lejos la urbe lesiona a los noctámbulos
con las navajas de sus destellos.
Hoy, el deseo y el alcohol, aceleran mis sentidos.
Entonces mis manos -temblorosas-
estrujan tu apetecible cuerpo.
Mi ansiedad es una sonaja de algarabía.
Ya no puedo contenerme más.
¡Desventurada muñeca inflable,
con tus atributos plásticos
haces que mi insaciable sexo sea víctima
de un perturbador tsunami!

++++++++++++++++++++++++++++++

BAJO EL SILENCIO
Martín Campa Martínez

Bajo el viento de la luna
dormita el silencio con su sombra,
los hombres con su lápiz de fosforita
con el que sanan cualquier corazón malherido,
los edificios y esos niños
que vigilan las aceras de la noche;
además, envejecen los tulipanes y los sueños,
los semáforos y esa ira que avanza como boa
sobre la desesperación del indigente.
Bajo la hermosa pupila de esa mujer blanca
se ve el licor alumbrando los burdeles,
los árboles y baldíos en su etílica carne.
Se mira también la muerte
en estos valles de concreto y ansia,
en esta cárcel de carbón y lluvia
que llamamos ciudad
y de la que nadie aún
ha podido salir completamente cuerdo.

++++++++++++++++++++++++++++++

ZORAIDA SUEÑA
Martín Campa Martínez

Busco tus manos para mojarlas
con la sed que derrama mi vientre.
Para sumergirlas en el embravecido caudal
que hoy se volvió pasión.
Me haces a tu antojo.
La ansiedad se vuelve aguja
zurciendo nuestros cuerpos.
Y pienso que ni el aire
iguala el fulgor de esta noche
ni las sábanas tienen tanta música
como nosotros.
Cuando entras otra vez en mí
somos guerreros en pleno combate.
Un destello abofetea mi alma.
Abro los ojos y descubro mi lecho vacío
¡De nuevo este bendito sueño!


VERSOS EN LA CAMA
Paola Juárez

La hoja fue llenándose de letras,
con aroma a jabón
de mi baño nocturno.
Tu rostro jadeante entre mis rizos cobrizos
se perdió, dejando un mensaje en mi cuello;
lascivo, candente,
con la humedad de tu boca.
Mis piernas se enredaron en tu cuerpo,
mis brazos a la noche.
Me dejé leer con tu tacto,
con tu lengua,
con tu ojos atentos deletreando mi piel.
Me entregué completa
a la locura de tu sexo,
a la imagen que el espejo reflejaba,
al lenguaje que inventamos,
que vivimos, que sentimos,
para llenar una página más
con los versos eróticos que grabamos,
los dos, en nuestra cama.

+++++++++++++++++++++++++++++

NOSTALGIA
Paola Juárez

Me cansé del silencio,
de la espera de alguna palabra caída
de tus labios,
de un tecleo en mi pantalla gris.
Me cansé de la promesa
escondida en tus poemas,
de la nostalgia vieja que sentías
al esperarme,
ignorando que nací incrustada en ti.
Me cansé de las horas, de los días,
de las tardes esperando tu saludo,
efímero y escueto;
de las risas en medio de los besos,
de los cántaros rotos que mojaban mis oídos
con el eco de tu voz.
Me cansé del hastío,
de verte correr de un lado a otro,
de entender que nunca fuiste mío,
sino del viento;
del sonido,
de las nubes y las pieles de durazno,
de donde no provengo...
de lo que no soy...
por eso quiero dejar de habitarte,
pidiendo en mi letargo
me escupas como a un suspiro.

++++++++++++++++++++++++++++++

GRAMÁTICA
Paola Juárez

Desearte en esta guerra de palabras,
de piropos escondidos entre verbos
y adjetivos.
Desearte entre párrafos coquetos,
poesía lúdica
y besos que nos dejan
como puntos suspensivos.
Desearte en la fonética de un verso,
en la lingüística sapiente de tu boca,
desearte locamente entre comillas,
sin punto final que culmine mi deseo,
el ansia que tu cuerpo,
sobre el mío, me provoca.

++++++++++++++++++++++++++++++

DESNUDOS ENTRE LIBROS
Paola Juárez

Tengo miedo de que los versos
se vuelvan besos perversos
al cumplir con la promesa de un café.
Miedo a la posibilidad de desnudarnos de palabras,
que sean ahora los cuerpos los que hablen
y leas el mío en Braile,
explorando, develando
cada recoveco y poro de mi piel.
Tengo miedo de mirarte a los ojos,
de quitarnos los lentes, la ropa, el presente
y vivir el momento.
De besarnos lento, sin hablar, sólo gimiendo.
Miedo de quedar atrapados en las redes prohibidas,
de besarnos más allá del cariño,
de amarnos y quedar rendidos, extasiados,
dominados entre tus textos,
mis letras y nuestros libros.

++++++++++++++++++++++++++++++

DE SUEÑOS Y HUMEDADES
Paola Juárez

Esta noche quisiera
vestirme de lluvia,
derramarme completa en tu cuerpo,
empaparte de ganas el alma,
humedecerte los labios,
mojarte los sueños.
Esta noche quisiera ser agua
en tus brazos.
Vertir sobre ti lo que siento,
apagar la sed que me quema por dentro.
Quisiera ser líquido claro,
llovizna u ola salada,
refrescarte y grabar en tus poros
la esencia que dejo al amar.


LOS GANSOS  EMIGRARON AL SUR
Rafael Aguilera

Los gansos canadienses volaron hacia el sur.
Con su canto ronco de barítono bajo
desde arriba se despiden de la isla,
de su fértil tierra y de sus costas.
Aquí encontraron posada en su camino.

En estas últimas noches de verano
el cielo forma una inmensa bóveda azul,
envuelve a la isla en un campo magnético.

En esta misteriosa levedad de estío
me parece que la isla levita
y escapa de las frías y saladas aguas
persiguiendo a los gansos en su viaje a México.

Me está pegando fuerte la nostalgia.
Por breves momentos cierro los ojos
y el nombre de una bella mujer me inunda.

++++++++++++++++++++++++++++

ODA A LA VIDA
Rafael Aguilera

El color de las flores está marchito.
La primavera y el verano se han ido
veloces, como mis días.
Los fríos vientos de otoño han dispersado
hojarasca, papeles y mis sueños.
Pero aún en este mundo de quimeras,
ni en las más frías horas de la noche
el fuego que alienta mi corazón
ha perdido calores ni su esencia.
Todavía vivo una vida de vino y rosas.

++++++++++++++++++++++++++++++

EL MAR ESTÁ EN CALMA
Rafael Aguilera

El mar está en calma.
En la playa, niños felices
levantan sueños y castillos.
Cortando el horizonte
veleros navegan en plácidas aguas.
Muchachas y muchachos mueven sus cuerpos
con graciosa elasticidad felina.
Yo embadurno tu cuerpo de vestal
con oleum non sanctum.
Ritual oficio para sacrificarte al sol
recordando el prado que convertimos en tálamo.

++++++++++++++++++++++++++++++

ODA  A LOS BOSQUES DE  SEATTLE
Rafael Aguilera

En el bosque  hay poesía perfecta,
semejante a un soneto de Quevedo.
Hay cedros rojos, gigantescos maples,
marion berries, zarzamoras silvestres
de aromas y sabores dulces, intensos.
La atmósfera es azul y transparente
y el noble fantasma del gran jefe Seattle
cabalga con sus bravos pieles rojas.
El frío mar está cerca, muy cerca,
el mar que siempre cambia y siempre el mismo
y más allá se junta con el cielo.
La montaña se ve lejana, azul,
lila, ocre: una acuarela de Renoir.
La luz del sol se filtra entre las ramas,
pinta en el prado un cuadro impresionista.
El tomillo y la lavanda perfuman  
los aires que vienen del noroeste.
Paralelo al litoral hay un lago.
En esas aguas miré reflejada
la naturaleza, otro de los nombres de Dios.
Por instantes todo queda en silencio,
sólo se oye la música del río.
No comprendo muy bien los sentimientos
que aguan mis ojos y elevan mi espíritu.
Pero sé que en los días venideros
cuando regrese a la selva del hombre,
de estruendos y gases contaminantes,
en mi memoria este bello paisaje
será más bella que la obra del pintor.

+++++++++++++++++++++++

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL MAESTRO PREGONERO

EL MAESTRO PREGONERO Por: Soco Uribe Arturo Grimaldo (ejido La Esperanza, municipio de Dolores Hidalgo, Gto.) es un prolífero es...